Dueño de una precisión que da en el 'blanco' de cualquier ejemplar, el pescador costarricense Arturo Castillo acaba de coronarse campeón nacional de pesca de orilla y comparte su experiencia.

'Por lo menos a la hora de estar en la competencia -rememora-, la coronación fue algo espectacular dado que fue en Parismina, Limón'.

Un pescador en toda la extensión de la palabra.

Pero, ¿dónde queda Parismina? De acuerdo con sitios especializados, es un río perteneciente a la vertiente del mar Caribe de Costa Rica que se localiza en la provincia de Limón.

Ha capturado las más diversas especies.

Castillo prosigue: 'Ocupaba puntuar para asegurar el campeonato ya que Felipe Araya -un competidor de Bagaces, Guanacaste- venía atrás y yo estaba al alcance de él. De ahí la urgencia de puntuar'.

Foto: Cortesía

Recordó que al llegar a la Baca de Jalova -un sitio de muy buena pesca- localizó un hueco 'con una parte más profunda en la orilla donde los peces grandes embarcan a los pequeños' y comenzó a castear la orilla, pero sin meterse al agua y sin obtener resultados.

'Así que decido entrar al agua y llegar a estar con el agua hasta el pecho. Empiezo la labor de casting y, al segundo casteo, logro enganchar un robalo de más de seis kilos y lo logro sacar del agua'.

De pronto, añadió, brotó la emoción más grande que ha sentido 'ya que me aseguraba ser campeón nacional y eso me dio mucha emoción', tanto que 'casi lloro' al lado de su hijo Anthony (Arturo Castillo), quien, por cierto, es su fiel acompañante y escudero.

Un orgullo costarricense.

El júnior -dice- adquiere los pasos de su papá con un aplomo y seguridad en sí que lo proyecta como uno de los pescadores más talentosos de Nicoya, perteneneciente al distrito uno y el más poblado del cantón homónimo en la provincia de Guanacaste.

Campeonato nacional de orilla.

El serial constó de 10 etapas y cada una de ellas otorgó 100 puntos. Castillo finalizó con 545, pero al lograr un tercero sumó 90 más que lo llevaron finalmente a la conquista del campeonato.

¡Conózcalo más!

Castillo, un comerciante de 42 años que trabaja para la negociación mexicana de llantas Global Emotion Internacional S.A, es un practicante asiduo de las modalidades de jigging y casting en ríos, lagunas, lagos, esteros y mar, aunque también se ha enrolado al trolling.

'Lo que más me gusta casting de orilla en río y mar en jigging', dice.

Foto: Cortesía

El pescador tico asegura tener ya varios años en la pesca, pero no en el nivel de campeonato, rubro en el que este año cumple dos torneos con resultados bastante alentadores.

De hecho, afirma que este logro (el de Limón) ha sido el primero en su carrera de profesional o, como él mismo llama, pescador de competencia.

En 2017 fue campeón por equipos.

'Este año gané el poder ser campeón nacional de orilla, así como estar en el de campeonato por equipos Full pesca Shimano y poder ser el campeón novato este mismo año'.

En 2017 fue monarca por equipos con el equipo full pesca Shimano y logró ser monarca de la variedad del pez Guapote.

Su objetivo el próximo año es participar en alguna prueba internacional.

Aunque aún no tiene participaciones fuera de Costa Rica, espera poder asistir próximamente a algún evento de renombre mundial con el objetivo de hacer un buen papel y poder inculcarle con mayor orgullo a su vástago los pasos exitosos de su padre.

Rey de la pesca

Profesional en toda la extensión, Castillo es, además, un pescador muy completo que ha atrapado especies grandes como el sábalo real y atún aleta amarilla, además de vela, pargo cubera y amber jack.

Con un pez vela.

En toda su carrera de pescador -dice- el nombre de su hijo Anthony Arturo Castillo, de 14 años, está presente puesto que es su fortaleza y apoyo motivacional.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse