Los Cabanillas Partida no solo están unidos por la sangre del parentesco, sino por otro de sus grandes amores: la pesca recreativa.

 

 

Con sus aparejos de pesca, padre e hijos acuden asiduamente a las costas y escolleras de Mazatlán a practicar la pesca de orilla y lo hacen con toda la pasión y entrega que la modalidad exige.

La pequeña Melany Yesenia ya tuvo su primer contacto con la pesca.

Ellos son Juan de Dios Cabanillas Villa, el padre de 41 años que los guía, los asesora y los inculca, apoyado en las cañas, carretes y líneas que les permite ir en busca de los mejores ejemplares de agua salada en una enriquecedora experiencia. 

 

Juan de Dios Cabanillas Partida, de 14 años.

Sus hijos Juan de Dios Cabanillas Partida, de 14, y la pequeña Melany Yesenia, de apenas cuatro, no pierden oportunidad de acompañar a su progenitor y aprender en la teoría y práctica los secretos más intrincados del fascinante mundo marino familiarmente.

Con esa chispa e inocencia en su rostro, Melany Yesenia ya tuvo su primer contacto con la caña y disparó sus primeros 'anzuelazos' en una rica vivencia que los une más como familia y los encauza como aficionados a la fauna marina.

 

 

Los Cabanillas con un pariente cercano (a la derecha).

Tan contentos como unidos, los Cabanillas Partida no pierden el hilo de la línea de pescar y seguirán así dada la magia y fascinación que la pesca despierta en chicos y grandes, como es éste el caso.

 

 

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse