Íntimamente ligado a la pesca con señuelos artificiales, el panameño Luis Alberto Harris Castillo dice tener una misión qué cumplir y no es otra que la de 'retarse como deporte para conseguir el 'pique' de grandes especies'.

Con su pequeño hijo.

Y el mismo joven y vivaz pescador lo explica así: 'Cuando usaba carnada, pegaban mucho peces 'carroñeros' y peces extraordinarios, entonces me ponía ver documentales que se dedicaban a la pesca con señuelo, algo un poco más deportivo y yo quería incursionar a llegar a ese nivel de tirar el señuelo'.

Con robalo de gran tamaño.

Para ello rememora que se puso a investigar la condición del clima, el lugar donde se puede pescar, dónde encontrar el pez y saber si hay sardina en la orilla, según lo describe.

De pescador rústico...a sofisticado

Originario de la capital panameña, recuerda que a los 9 años incursionó, 'como todo niño', en la pesca con una línea enrollada en un envase de plástico, anzuelo, plomo y carnada, ilusionado en lograr con el paso del tiempo un sólido y rápido desarrollo en la fascinación marina.

Con uno de tantos amigos con los que comparte la pesca.

Ya a los 13 -agrega- comenzó a conocer la manera de pescar con carrete y caña 'una boya con una sardina' hasta que, cuatro años después, empezó a saber que existían diferentes señuelos.

Harris Castillo confiesa que se dedicó a leer revistas donde se publicaban fotos de pescadores 'con grandes peces desde la orilla o en bote en la costa con puro señuelo' y le entró la curiosidad por hacer lo mismo. No tardó en crecer como pescador.

Un apasionado a la pesca deportiva sin límite.

El ahora pescador de 39 años dice que desde chico se enroló en los ríos a pescar y, a los 13 años, lo hizo en el lago gatún, de Panamá, antes de pasar, a los 17, a realizar pesca en playa y esteros y en lugares rocosos donde 'hoy día practico esa pesca que mantengo como mi gran pasión'.

A sus 39 años es ya todo un diestro con la caña y el carrete.

Y remacha con vehemencia: 'En Panamá, la pesca se ha revolucionado, se ha acogido como una moda porque muy pocas personas en el país no conoce el uso del señuelo'.

Justamente por su amor por los curricanes, Harris Castillo se ha preparado tanto que ya tuvo la oportunidad de impartir varios seminarios con el objetivo de expandir la práctica o el uso del carrete con caña, línea y señuelos.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse