Si bien acostumbra pescar 'en todos lados, lo que se pueda hacer y donde se pueda mojar la cuerda', como él mismo lo afirma, Édgar Cruz Ferrero es un ferviente practicante del jigging, la llamada técnica de la pesca vertical.

Araguana, un pez que más le encanta pescar.

El pescador nativo de San José, Costa Rica expresa que el jigging es una de sus modalidades preferidas tanto 'como cualquier tipo de casting, sea en una lancha, en un estero, en un río, a la orilla en el mar'. 

Una aguja de buen tamaño.

Cruz Ferrero considera a la del 'jig' una modalidad 'de mucha adrenalina' al practicar especies de tamaños grandes que se buscan a profundidades de 100 hasta los 300 pies o más.

Pargo ceda, otra de las especies que se da en Cosya Rica.

En su opinión, la técnica de pesca es sencilla y lo explica con sus palabras: 'se trata de dejar caer un señuelo pesado hasta el fondo para subirlo otra vez a la superficie'.

Comenta que, en lo personal, él practica ambas modalidades, la de speed jigging y slow jigging, si bien el slow tiene otras varriedad de modalidades.

Tucunare o pavón, ejemplar amazónico.

'El jigging proporciona más variedad, y mejores piezas que otros tipos de modalidades', destaca.

Sabedor de lo que dice, Cruz Ferrero insiste: 'El jigging es una modalidad de sorpresas, generalmente busca uno alguna especie en particular, pero termina encontrando algo que no esperabas'.

Cabrilla Cola de Escoba.

Y ejemplifica: En Costa Rica 'tenemos una zona conocida para pescar Corvina Reina, pero hemos tenido sorpresas de cabrillas cola de escoba o hasta meros de más de 30 kilos. Aquí puedo hablar de muchas especies, pero ocuparía todo el día, creo (ríe)'.

Como empresario, el 'tico' es dueño de varios negocios con un área fuerte: el de sistemas de cómputo. Adicionalmente tiene una tienda de pesca y una lancha que hace tours y se llama Pura Pesca 1.

Con un pampano.

'Intento pescar cada vez que puedo y la lancha que tengo la utilizamos como escuela de pesca en jigging y casting'.

El pescador ha competido en varios torneos a nivel local, incluso con victoria en una modalidad de ojaran, uno de los peces trofeo en ese momento. Su vida pesquera, sin embargo, no está en la participación de competencias, sino en la organización de torneos enmarcados en la firma de Pura Pesca Costa Rica.

Pasión y negocio

Hace cuatro años, el 'tico' se asoció a una tienda de pesca con una sólida trayectoria en el mercado costarricense y, desde entonces, convirtió la pasión en lo que él mismo llama un negocio.

El socio (izquierda) y Édgar Cruz.

Esta tienda -refiere- tiene 14 años, así que hizo crecer su devoción con los dividendos.

'Pura Pesca maneja entre tres y cuatro torneos al año en varias modalidades, pesca de orilla, pesca en kayak y pesca en lancha. También manejamos torneos con alrededor de 300 participantes por torneo'.

Peces excéntricos

Otras de sus pasiones es la de atrapar especies excéntricas en el Amazonas como tucunare o pavón, considerada por él una especie soñada dado su 'pique agresivo y espectáculo de pelea', y como la araguana, que son de los ejemplares exóticos al no haber en Costa Rica.

Tucunare.

'Llevo dos años seguidos de pescar en Brasil y espero seguirlo haciendo todos los años. En Costa Rica hay una especie que se puede decir que me encanta, que es el Guapote, llamado así en Costa Rica, pero su nombre de libro es el Rainbow Bass', narra.

Cruz Ferrero destaca del Guapote su belleza, pero sin desdeñar las dificultades que entraña para pescarlo.

Corvinas.

'Lastimosamente es difícil de pescar dado que lo han exterminado bastante. Entonces se vuelve difícil su pesca, pero cuando sale es muy gratificante para mi'.

Dos años ha salido a pescar a Brasil.

Su pesca se centra en la costa Pacífica, Playa Garza e Isla Negritos, donde realiza cotidianamente los tours a clientes de la tienda 'y a cualquier persona interesada en pasar un buen rato'.

'Tengo otros negocios aparte de la tienda de pesca, pero intento pescar cada vez que pueda. Creo que mi ventaja es que me amoldo a cualquier lugar para ir a pescar, así que con solo estar en el agua es suficiente para mi, si hay pesca ya es un extra'.

Foto: Cortesía

Y tiene una filosofía: 'Yo más que competición o pescar, con el solo hecho de estar en el agua sea dulce o salada soy feliz, me transporto y me desconecto del mundo y lo disfruto demasiado'..

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse