Un pescador de Nueva Zelanda rescató a un bebé de 18 meses del océano en un incidente descrito en redes sociales como 'milagroso'.

Según medios digitales, entre ellos el NZ Herald, Gus Hutt, estaba de vacaciones en un campestre de la playa de Matata, en la isla del norte, cuando decidió ir de pesca y vio a una pequeña figura flotando en el agua.

Y es que el pequeño había escapado de sus padres y terminó flotando en el océano.

Yo pensé que era una muñeco y lo tomé por el brazo.

El marinero dijo que, al percatarse del hecho, vio que 'el rostro del niño parecía a la porcelana con su cabello corto mojado, pero que 'entonces hizo un ruido, yo me sorprendí, dije, ¡oh Dios mío!, es un bebé y está vivo'.

"No era su tiempo todavía"

De acuerdo con el Herald, Hutt se dirigía al campo de pesca en la playa, pero ese día decidió ir a pescar a un punto de fondo 'a 100 metros a la izquierda'.

La publicación refiere que 'después de comprobar sus líneas de pesca' encontró al pequeño flotando.

'Se encontraba flotando quietamente, si hubiera llegado un minuto tarde no lo hubiera visto. Fue muy afortunado y no era su momento (de irse o fallecer)'.

La esposa de Hutt, Sue, alertó al personal del campamento y éste les informó a la única pareja que habían visto con un niño pequeño. También se alertaron los servicios de emergencia.

Hutt entregó al niño a salvo envuelto en una toalla.

Se informó que el bebé había escapado de sus padres 'intentando deshacer la cremallera, y se dirigió al océano'.

La policía Whakatane confirmó a la BBC que la guardia asistió a ante la emergencia  y añadió que el bebé ahora se encuentra en buen estado.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse