Mejor regocijo no podía haber en la dinastía López Cordero que, provista de mucha fe, pasión y efectivos señuelos, se internó en los esteros de Dautillos, Navolato (Sinaloa) en busca de una preciada pesca en estos tiempos de dar y compartir: la de autosustento.

Encabezado por don Enrique López Cordero, el equipo de madrugadores pescadores incluyó, además, a su hijo Ulises López, así como al nieto Jaziel López Villa, un talentoso de 13 años y vástago de éste. No podía faltar el inseparable amigo Eder Geovany Sandoval Castro, quien ha sido un pilar invaluable en la sinergia y buenas vibras.

Ulises López con su hijo Jaziel López Villa. Foto: Cortesía

Desde temprano, los pescadores culiacanenses acudieron a Dautillos -donde ya están habituados por la cercanía y frecuencia con que van- con la esperanza de atrapar muy buenos ejemplares y, al cabo de algunas horas, su clímax no podía más promisorio: ¡36 piezas entre robalos y pargos!

Su pesca se dio dentro de lo permitido en la normatividad vigente y cada quien se quedó con cinco ejemplares dado que el resto se repartió entre familias que necesitaban apoyos. 'Hubo un dople propósito: llevar pescado a la mesa y repartir en estos tiempos de apuros', expresó Ulises.

Hacía tres semanas que la dinastía López no iba a pescar, cumplidora del confinamiento decretado por las autoriddaes. Y esta vez decidieron volver, siempre con las debidas precauciones sanitarias para evitar algún contagio.

Doblemente estimulante fue para el orgulloso padre Ulises al contar con la compañía de su hijo Jaziel, quien, a sus 13 años, aprende con rapidez inusitada los secretos de la fascinante pesca deportiva, siempre al lado de su papá y abuelo. Cursa primer año en la ETI 1, en Culiacán.

Más tarde, su alentadora jornada se publicó en el canal de You Tube Ulises López Pesca con tan buenos comentarios y reproducciones que saltan a la vista lo bondadoso de los esteros navolatenses.

Pargos y robalos, ¡genial pesca en Dautillos!

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse