No había pasado ni una hora desde que José Alfredo 'Topil' López López y su gente habían emprendido navegación mar adentro cuando intempestivamente escucharon por radio una agitada llamada de alerta que los aterró: '¡SOS, SOS!'

De pronto, su optimismo por una buena pesca no solo se quebrantó, sino que, en cuestión de segundos, dio un vuelco de dimensiones insospechadas, atemorizado él y sus acompañantes por una señal que, de entrada, advertía algún peligro, una emergencia que atender, y no había tiempo de vacilar.

'¡Nos vamos a tirar al agua!'

'(Al escuchar la voz de auxilio) creo que a todos se nos paró el corazón', narró 'Topil' López López en una inspiradora y oportuna reseña que compartió en su cuenta de Facebook.

Foto cortesía: José Alfredo 'Topil' López López.

'¿Quién pidió SOS?'', relata que preguntó turbado, desorientado, radio en mano. Del otro lado, en medio del abismo, acechados por el peligro, el trance, se encontraban cuatro pescadores que, según 'Topil' López López, no tardaron en contestar. '¡Somos de la embarcación del equipo número 18...nos vamos a tirar al agua, la embarcación se fue a pique...!'

Cuando la voz de auxilio subió de tono ('¡está entrando mucha agua a la embarcación, nos estamos hundiendo!'), 'Topil' López López y sus compañeros decidieron actuar, dejar abruptamente la pesca y dirigirse al rescate de los 'infortunados pescadores', según su testimonio.

El culiacanense -destacado integrante del prestigiado Carajos Fishing Team- era uno de los muchos pescadores participantes en la edición 19 del Torneo Offshore de Altata que se disputó ayer, pero las circunstancias cambiaron el sentido de la navegación a bordo del Juliana y su recompensa por la heroica operación no fue la de un automóvil, sino la de un humanitario, solidario y providencial reconocimiento que no tiene precio.

Los 'del equipo número 18', conformado por cuatro pescadores igualmente de Culiacán, también estaban dentro del tradicional certamen navolatense y un accidente provocado por un hundimiento lo sacó de la jugada. No fue su día, o mejor dicho, fue su gran día al lidiar contra las inclemencias del mar y salvar milagrosamente en medio del mar.

En su reseña, 'Topil' López López da cuenta con lujo de detalles de cada una de las peripecias que, en su rescate, vivió al lado de Alain Iribe, Abdel Iribe, Juan Pablo Vega, Arnoldo Montaño y Oliver Varela, pescadores que, como él, decidieron prescindir de su amada pasión de pesca para ir en ayuda del caído, sin importar nada, ni el dinero de la inscripción, ni el automóvil en juego.

'Yo me quedo con los momentos con los amigos, con la experiencia de un día inolvidable, el buen sabor de boca y la profunda convicción que seré pescador hasta el último día de mi vida', texteó en su cronología de un acto digno de encomio.

Cuatro vidas en naufragio que motivó al pescador culiacanense a tomarse un tiempo para redactar con su puño y letra una odisea jamás vivida y que no dudó en titular providencialmente: Pescando Vida.

La embarcación que fue rescatada con sus cuatro tripulantes.
Juliana, le heroica embarcación del rescate.