Vaya sorpresa se llevó el pescador costarricense José Francisco Brenes, quien, a bordo de su embarcación ‘The Sea Fly’, observó cómo un grupo de peces dorados no quería comer las carnadas que le lanzaban, y pronto le entró la carcoma.

“El pasado sábado tuvimos la bendición de atrapar varios dorados, los cuales no querían comer nuestras carnadas, algo inusual, ya que los dorados por naturaleza son glotones", señaló el pescador..

"A la hora de filetearlo, no creerán lo que me encontré en sus estómagos”, publicó en Facebook.

Al abrir uno de los ejemplares, el joven se topó con que en el interior habían !32 bebés de tortugas!

El joven los puso en agua, pero sólo uno de ellos sobrevivió.

“Los pescadores tenemos una amplia experiencia en el mar, pero nunca habíamos visto algo similar”, publicó Brenes en un video que subió a Facebook. 

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse