Un múltiple varamiento de delfines en busca de sardinas en un comedero en Baja California Sur fue atendido por personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) sin mayores contratiempos, pero en medio de inusual expectación.

LEA TAMBIÉN: Hallan tres delfines muertos en Cancún: qué procedió

La dependencia posteó en sus redes sociales que el atisbamiento se dio 'en atención a una llamada del C4' y que, enseguida, 'se activó el protocolo para la atención de varamiento de mamíferos marinos'.

Cómo fue el recorrido de inspección

Durante el recorrido de inspección -agregó Profepa- y, en conjunto con el Programa de Investigación de Mamíferos Marinos y Mmares, se observó un grupo de delfines 'en excelente estado de salud'.

'Se trataba de 280 a 330 ejemplares que se encontraban cazando en la zona de comedero 'sradinas'. Y te invitamos a reportar los varamientos de mamíferos marinos', añadió la dependencia.

SUSCRÍBASE A NEWSLETTER

Cuál es el Protocolo para Varamientos de Mamíferos Marinos

Basada en dos artículos legales, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) publicó el 17 de junio de 2014 en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo mediante el que se expide el Protocolo de Atención para Varamiento de Mamíferos Marinos.

LEA TAMBIÉNVaramiento de lobo marino atende Profepa

SUSCRÍBASE A YOUTUBE

La dependencia rectora -Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa)- es la responsable de coordinar la atención a eventos de contingencias que involucren mamíferos marinos 'bajo la incorporación y coordinación con distintos sectores (público, privado y social) en la atención a su varamiento'.

La instrucción se da en cumplimiento con lo establecido en los artículos 60 Bis de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) y 90 Bis de su Reglamento, que mandatan que todo varamiento deberá ser atendido conforme con el citado protocolo.

Éste -añade- 'sienta las bases y procedimientos para la atención de varamiento de mamíferos marinos en las zonas costeras del territorio nacional y  la conservación de las poblaciones', y evita afectación a los ecosistemas, a la sanidad animal y a la salud pública.

El documento indica que en cada evento se levante un registro, se busquen las posibles causas del acontecimiento y se de atención oportuna al mismo

La información disponible refiere que, además, se determina los procedimientos a seguir 'para atender los mismos atisbamientos, muertos y vivos'.

Y añadió:

'En caso de los últimos, después de ser valorados, se considera la liberación de los que presenten un buen estado de salud, la rehabilitación de los que lo requieran, como medida para reintegrarlos a su hábitat natural, y la eutanasia, para liberarlos del sufrimiento cuando la rehabilitación no sea viable.

LEA TAMBIÉN: Qué pena establece Ley General de Vida Silvestre en México

La misma recuperación se da en apego con las medidas de trato digno y respetuoso de la vida silvestre consideradas en la Ley General de Vida Silvestre y la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente

Los ejemplares o individuos muertos -remachó la institución- 'requieren ser estudiados para detectar las posibles causas de su deceso'. Es decir, que aporten información 'sobre el estado de salud de las poblaciones de mamíferos marinos y para mejorar las posibilidades de supervivencia de futuros animales varados'.

(Fuente: Profepa)

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse