Sustentada en la protección de los periodos de su reproducción y desarrollo, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) emitió la voz de veda oficial para las especies de jaibas, tiburones y rayas a partir de este lunes.

La prohibición -se informó ayer- se dará en las zonas reproductoras del océano Pacífico y Golfo de México con base en el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación en 2012. La jaiba se produce en Sonora y Sinaloa, mientras los escualos y rayas de aguas nacionales en el Pacífico y Golfo de México.

Lo que se emitió

El acuerdo establece que la veda para la pesca de jaiba azul o cuata (Callinectes arcuatus), jaiba café, verde, guerrera o jaibón (Callinectes bellicosus) y jaiba gigante, negra o guacho (Callinectes toxotes) concluirá el 31 de agosto próximo.

Foto: EL DEBATE

De la misma manera, el organismo responsable reguló que no se podrán extraer rayas (todas las especies) en aguas de jurisdicción federal del litoral del Pacífico durante el periodo comprendido del 1 de mayo al 31 de julio de este mismo año.

En el caso de tiburones (todas las especies) en aguas de jurisdicción federal, se especifica que del Pacífico la veda estará vigente igualmente durante el periodo comprendido de este lunes al 31 de julio.
Del Golfo de México y Mar Caribe, con excepción de la zona del banco de Campeche, a partir del día 1 de mayo al 30 de junio de 2017. Y, del banco de Campeche, no se podrán capturar del 1 al 31 de agosto.
La vigilancia para el cumplimiento de los periodos de veda estará a cargo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación por conducto de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), así como la Secretaría de Marina, cada una en el ámbito de sus respectivas competencias.

La información oficial establece que los periodos de veda establecidos por la SAGARPA permiten un mejor desarrollo biológico de las especies, en términos de fecundidad, periodos de gestación, desarrollo y reproducción, lo que redunda en la conservación de jaibas, tiburones y rayas, además de propiciar la continuidad de las pesquerías.