Su nombre es Blénido Dientes de Sable y es un pez tropical del género Meiacanthus, uno de las 2 mil especies de peces venenosos, cuya mordedura a otros ejemplares provoca, sin embargo, efectos sedantes similares a la heroína o la morfina.

Y es que, de acuerdo con los científicos, estas pequeñas criaturas son muy pequeñas -que no superan los 15 centímetros-, pero que tienen una mandíbula inferior extensible y de grandes proporciones, capaz de inyectar con sus colmillos esa toxina que les ayuda a defenderse de sus perseguidores (depredadores) y competidores.

Estudio y conclusión.

Por lo pronto, los científicos han estudiado dos especie de estos peces que viven en arrecife coral y han comprobado que su veneno inmoviliza a sus adversarios al generar síntomas similares a los que provoca la heroína o la morfina. Además de ayudar a conocer la biología de estas especies, el descubrimiento puede ayudar a identificar y desarrollar nuevos analgésicos.

De hecho, según los científicos respaldados en un estudio publicado por la revista Current Biology (abril 2017), el veneno de este animal es químicamente único y hace que el pez al que ha sido mordido ralentice sus movimientos y se sienta mareado cuando actúan sobre sus receptores opioides, contrariamente al ataque de otros peces, cuyo veneno causa gran dolor.

El profesor de la Universidad de Queensland, en Australia, Bryan Fry, explica que el pez inyecta en otros peces péptidos opiordes que actúan como la heroína. Fue su equipo el que, de hecho, descubrió al pez en la región pacífica, incluida la Gran Barrera de Coral.

Al extraer y analizar el veneno, los científicos hallaron tres compuestos: un neuropéptido que se produce en el veneno de caracol cono, una lipasa (enzima) similar a la de los escorpiones, y un péptido opioide. Sorprendentemente, cuando inyectaron el veneno del blénido en ratones de laboratorio, estos no mostraron ningún signo de dolor. .

Para entenderlo, Fry explica que a escala humana, los péptidos opioides serían lo último que un nadador olímpico de élite usaría como sustancia para mejorar su rendimiento. “Serían más propensos a ahogarse que a ganar el oro”, subraya el experto.