En México, la participación de las mujeres en las cadenas productivas de la pesca y la acuacultura toma mayor relevancia cada día con un crecimiento y desarrollo en la economía de las comunidades y entidades del país.

En el sector pesquero y acuícola -cita la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura-, miles de mujeres mexicanas desempeñan un papel de “suma importancia” para el desarrollo de la actividad a nivel nacional con un incremento de participación en las distintas tareas como la elaboración de las artes de pesca, capturas, distribución y comercialización, así como en darle valor agregado del producto que llega a las mesas de las familias.

Números

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el sector productivo-económico de la pesca y la acuacultura registra una participación femenina del 10 por ciento.

Sin embargo, las mujeres en la pesca presentan la mayor tasa de crecimiento media anual con un 5.6 por ciento.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) sostiene que las funciones más destacables de las mujeres, en la pesca industrial y artesanal, se realizan en la postcaptura, el procesado y la venta, pero destacó que su inclusión en la producción y el espíritu empresarial van en aumento.

La Conapesca “valora el trabajo de la mujer en el ámbito pesquero y acuícola” con iniciativas orientadas en beneficio de sus familias y comunidades al proporcionar recursos financieros, tecnológicos y capacitación con el fin de darle valor agregado a los productos.

De ese modo puedan generar condiciones de igualdad en los mercados, así como mejores resultados en la comercialización.