Así como los seres humanos, los peces también necesitan oxígeno, pero éstos lo toman de manera distinta puesto que usan branquias y éstas solo funcionan en el agua.
Aparentemente, la disponibilidad de oxígeno en el agua no parece un problema, ya que cada molécula de agua contiene un átomo de oxígeno. Sin embargo, esto no les sirve de nada a los animales acuáticos, porque ese oxígeno está formado parte de la molécula de agua y no es fácil separarlo de ella.
De acuerdo con el biólogo Rafael Arias, quien desde el inicio de los torneos de pez vela y ahora Big Fish de EL DEBATE en Sinaloa ha sido un partícipe fiel, el tiempo de vida de un marlín, pez vela, dorado o atún varía según el tamaño. "A mayor complexión -señala- pueden guardar más oxígeno, por lo que los peces más grandes duran más tiempo  vivos fuera del agua". 

Explicación

El único oxígeno útil para los peces es el que está en forma de moléculas de O2 (como las que hay en el aire), pero mezcladas (disueltas) con las de agua…Pero también con esto surgen complicaciones dado que el agua no es un medio muy bueno para disolver oxígeno, según Arias.
Para enfrentarse a este problema, agrega, los peces (y otros organismos acuáticos) han desarrollado un sistema "increíblemente eficiente" para extraer el O2 disuelto en el agua: las branquias.
Una investigación revela que éstas están formadas por un gran número de filamentos delgados por cuyo interior circulan vasos sanguíneos.Y es que los filamentos están dispuestos en varias hileras fijadas a unas estructuras a unas estructuras llamadas arcos branquiales.


El secreto de las branquias -da cuenta la misma investigación- reside en dos características especiales: En primer lugar, el flujo de agua pasando entre los filamentos que componen las branquias es casi continuo (a diferencia de la respiración pulmonar donde se toma aire, se retiene unos instantes y luego se expulsa). Los peces absorben agua por la boca, luego la cierran, comprimen el agua, abren una abertura cercana a las branquias e impulsan el agua a través de ellas.

Dice Arias que hay peces con respiración branquial que aguantan vivos fuera del agua muchos minutos, pero incluso dentro de la misma hay factores que pueden complicar mucho la existencia a los peces. "Cuánto más alta sea la temperatura o mayor la concentración de sal o menor, el oleaje (mezcla superficial con el aire), aún menor será la concentración de oxígeno disuelto en el agua", concluye.