Consistente en pescar con señuelos que asemejan a animales y peces con un alto poder alimentario de la especie que se busca, el bait casting es un sistema de pesca que cada vez gana más adeptos con una fuerza inusitada que promete mucha acción y diversión.

Deportivamente, su centro de acción se focaliza en los dorados y tarariras. Perteneciente a la familia Erythrinidae (del griego «erythrinos») y de nombre científico de Hoplias malabaricus, el tararira es un pez de agua dulce de morfología robusta, cuerpo cilíndrico y boca grande. Y, como buen carnívoro, tiene una poderosa dentadura y hasta tiene dientes en el paladar.

Bait, en inglés, significa señuelo y casting, en el mismo idioma, lanzando. Ya castellanizado, el baitcasting es la técnica de pesca que se realiza “lanzando un señuelo”.

Los expertos señalan, sin embargo, que el término no debe confundirse con el “spinning” que es algo similar, y destacan la diferencia en que para esta última se utlizan reeles frontales y para el bait casting reeles rotativos. Dicho de otra manera, el bait casting es una técnica de pesca que se basa en lanzar un señuelo con la utilización de un reel rotativo, pero ¿cómo se realiza básicamente?

El señuelo se lanza hacia los lugares donde se piensa que está el pez y luego se recoge lentamente para provocar el ataque del mismo con una serie de envíos sucesivos hasta que se tenga la suerte de enganchar el objetivo.

Hasta hace poco tiempo -opina una especialista de la opinion.com, de Argentina- para este tipo de pesca se utilizaban los reeles frontales puesto que permitían una salida más fácil de la línea y “esto es importante ya que los señuelos generalmente tienen poco peso”. Además, prosigue, los reeles rotativos eran construidos “pensando en las especies más grandes por lo que no se adecuaban a esta técnica de pesca”. Pero en los últimos años, “los fabricantes han diseñado reeles con hasta 10 rulemanes logrando un funcionamiento tan suave que permite una salida de línea tan ágil como en un reel frontal”.

Estos reeles, se agrega en el portal, son los que comúnmente se denominan "huevitos" por su forma ovalada y son de muy pequeño tamaño y generalmente capaces de bobinar 100 metros de nylon 0,35. “Tanto en spinning como en bait casting se utilizan cañas de no más de dos metros, muy flexibles para permitir un efecto de látigo que posibilite lanzar el señuelo -de muy poco peso- bastante lejos”.

Las dos técnicas sirven para especies cazadoras, se insiste en el sitio especializado. Y va más allá de la explicación: “como el dorado y la tararira o dientudo y los señuelos pueden ser las clásicas cucharitas con un anzuelo triple, los tipo bananita con dos triples y, hasta hace pocos años, han llegado unas cucharas que tienen una especie de hélice en la parte delantera y que, al ser recogido, provocan vibraciones en el agua que incitan al pez a atacar”.

Para la época de verano cuando hay una infinidad de dorados, esta técnica aporta mucha diversión a una salida de pesca, concluye el sitio.