Figura -desde que llegó, en 1987, a las filas de las Águilas del América-, el brasileño Antonio Carlos Santos dejó al descubierto otra de sus afinidades talentosas que, quizá, no muchos conocían: la pesca deportiva de altura.

El  ícono exjugador americanista (con la playera roja), después de la captura. Foto: Cortesía 

A bordo de la mazatleca embarcación Katiusha, que timonea el mundialista Ramón Puerto, el emblemático jugador de los 'azulcremas' en dos periodos (1987-1992,  así como 1993-1994) capturó un precioso e imponente marlin negro que, según registro de los mismos pescadores, pesó la galáctica talla de 220 kilos, es decir, 485.17 libras.

El exfutbolista, con la tripulación.

¡Fenomenal peso!

Aunque este registro no es el de mayor tamaño de que, entre las especies de marlines, se tenga memoria en Mazatlán, el ahora analista deportivo del programa Los Protagonistas del consorcio TV Azteca pasó a engrosar la galería de las grandes capturas, por lo menos en un paseo de pesca de rutina.

Una clara idea de la dimensión del ejemplar se da -por ejemplo- al hurgar en los archivos del torneo Big Fish de Mazatlán -bajo la organización de EL DEBATE-, donde el marlin más grande atrapado hasta ahora es aquel que, en la edición de 2002, presentó a báscula el equipo Pro Team con un peso de 326.9 libras. 

Ha habido, desde entonces, otros cercanos a esta talla, pero sin llegar al que el exfutbolista -apoyado por el capitán Puerto, así como por el hijo de éste, Ramón Antonio Puerto Aguirre, y otras cuatro personas-, 'enganchó' con carnada y a nueve millas náuticas de la Marina Isla Mazatlán, donde atraca normalmente la lancha de Katiusha.

El joven Ramón Antonio Puerto, junto al marlin. Foto: Cortesía 

La atrapada tardó varios minutos, pero la pasión y el entusiasmo con que el campeón del Balón de Oro, con las Águilas, en la temporada 1987-1988, lidió con el animal, acabó por fructificar en una proeza que mostró las bondades del océano Pacífico y las habilidades del 'Negro' Carlos Santos en la siempre apetecible pesca de altura.

Motivado y eufórico -según hizo saber Puerto- por la captura, el también integrante de los equipos Veracruz, Morelia, Santos Laguna, Tigres y Lobos BUAP entre 1994 y 2000 en México prometió volver en una fecha próxima.

Y bien sabe por qué: por lo generoso del litoral del Pacífico.  

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse