Ubicada en el sudoeste de la provincia del Neuquén, en la Patagonia Argentina, la ciudad Junín de los Andes reúne todas las condiciones para ser considerada la capital nacional de la trucha (peces de la subfamilia Salmoninae dentro de la familia de los salmónidos) y este mes -abril, claro- abundan los ejemplares de todos los tamaños.

En un radio de 50 kilómetros, el santuario comprende acaso los mejores escenarios para la pesca deportiva del país y continúa habilitado para su práctica de la disciplina hasta el próximo 31 de mayo en muchos de los ríos de la provincia del Neuquén y hasta el uno de mayo en los Parques Nacionales.

¿Dónde queda?

Junín de los Andes es la cabecera del departamento Huiliches que se encuentra a 380 kilómetros de la ciudad de Neuquén. Emplazada sobre la margen derecha del río Chimehuin, conforma el Corredor de la Ruta Nacional 40 que une de norte a sur todo el país a través de la Cordillera de los Andes. Por ello, es considerada la capital nacional de la trucha.

Foto: TripAdvisor

Entre los lugares más destacados se cuenta la boca del río Chimehuín, sitio reconocido para practicar pesca con mosca (fly casting) entre los más importantes del mundo.

Las aguas que descienden por allí desde el lago Huechulafquen bañan las costas de la margen sur de Junín de los Andes antes de seguir su curso hacia el océano Atlántico.

En Huechulafquen, justamente, además de fly casting, pueden desplegarse las técnicas de pesca en embarcación (trolling) o con cucharita desde la costa (spinning). A estos sitios se suman los ríos Quilquihue, Collón Cura y Aluminé, además de los lagos Lolog, Curruhué y Tromen.

Es la excelencia de las capturas de truchas marrones, fontinalis o arcoíris, en un marco paisajístico imponente, lo que constituye el principal atractivo para los pescadores.

“Para desarrollar la actividad deportiva, que está reglamentada, es necesario contar con el correspondiente permiso de pesca, además de ceñirse a los lineamientos allí establecidos”, informa el portal Río Negro.

En la ciudad existen excelentes guías, una opción interesante para los que todavía no conocen los recovecos de esta magnífica porción de la Patagonia norte.

“El otoño es hermoso en Junín de los Andes, comienzan las primeras heladas, los cambios de colores y el agua se enfría”, señala el guía Cristian Daniel Nordahl-Olsen. Y agrega: “Abril es un mes formidable para la pesca con mosca por sus variantes. Se puede pescar con líneas de flote y mosca seca, ninfas o streamers. También podemos utilizar alguna línea de hundimiento, pero no muy pesada ya que los ríos están en su momento más bajo”.

Según el guía, la situación cambia en mayo justo porque se usan líneas de hundimiento y moscas tipo streamers para imitar peces pequeños. Y que, al enfriarse el agua, se incrementa la actividad de las truchas. Por eso es una época en la que es muy común ver muchos pescadores deportivos en el intento de engañar a los peces.

El guía recomienda: “En equipos para abril y mayo en Junín, caña número seis, es la media. Ropa térmica y mucho abrigo. Campera de agua”.

(Con información del portal Río Negro)