Atípica captura de un pez dorado hembra de seis kilos catapultó a Eduardo Cosío hacia la victoria de lo que se denominó Primer Torneo Amistoso de Pesca en Orilla y que se efectuó esta mañana en la majestuosa Escolleras de Los Chivos.

Israel Panduro (izquierdo), tercer lugar, y  Sajid Núñez, segundo lugar. Foto: Raúl Brito

Tan sorprendente como desusada, el ejemplar de la especie Coryphaena hippurus -también llamado lirio, llampuga, yampúa o pez limón- fue capturado inesperadamente en aguas de la orilla y se convirtió, de tajo, en el más grande de cuantos se atraparon en las cinco horas de pesca reglamentaria.

 

"¡No lo podía creer, no lo podía creer!", expresó Cosío, apenas enganchó el ejemplar y lo llevó a la báscula donde fue pesado, registrado y certificado por la organización, igualmente asombrada por un pez que no se da en la orilla, sino en un margen más alejado de la bahía.

Uno de los concursantes. Foto: Patricia Leija

De pronto, el pescador pasó a ser visto virtualmente en el monarca de lo que vino a ser la apertura de la temporada de pesca en orilla en Mazatlán y, además, preludio del próximo torneo porteño: un campeonato estatal, igual de pesca en orilla, que dará puntuación para conformar la selección Sinaloa rumbo al Campeonato Nacional.

 

El estatal se realizará el próximo 28 de enero, en tanto el Nacional está previsto para noviembre. Ambos, en la playa La Escopama.

Doble premio: gran ejemplar y gran 'polla'

Por su victoria, Cosío se embolsó una 'polla' de mil 150 pesos, mientras el segundo lugar -Sajid Núñez- ganó 690 pesos, producto de un pez toro que pesó 1 kilo 170 gramos, y el tercero -Israel Panduro- se llevó 460 pesos, tras capturar un barrilete de un kilo 110 gramos.

La premiación para los tres primeros lugares surgió de lo que se recaudó por concepto de inscripciones entre todos los competidores, afluencia que los organizadores calcularon en poco más de 40 pescadores.

Hasta mujeres participaron. Foto: Patricia Leija

Desde la mañana, el clima fresco y la benevolencia de peces reinó en la zona ubicada a un costado de la Isla de la Piedra, y frente al llamado segundo faro natural más grande del mundo, el cerro del Crestón.

Buen clima, buena pesca. Foto: Patricia Leija

Pero el pez dorado sacado de la orilla por Cosío vino a romper cualquier molde riguroso de captura y a motivar, además, a demás pescadores que solo están acostumbrados a pescar ejemplares gallo, curvina, robalo, toros, pargos y sierra.

Un torneo amistoso, pero de mucha competición. Foto: Patricia Leija

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse

También podría interesante: