Festejo redondo -como se estila en el argot de la tauromaquia tras recibir oreja y rabo- disfrutó la arrojada submarinista mazatleca, Martha Beatriz Chapa López, en pleno Día de la Mujer en el Buceo.

LEA TAMBIÉN: Martha Chapa, una arrojada mazatleca de alma submarina

Ese día, cuando a nivel internacional está decretado brindarle una ovación unánime a la dama que audazmente practica la pesca submarina, Chapa López tuvo dos destacadas inmersiones en la bahía de Mazatlán, ambas en la escollera Isla de los Chivos e Isla Los Cardones, en las inmediaciones de la Isla de la Piedra.

Una audaz submarinista que practica la apnea (buceo libre).

Sabedora del festejo en honor a la mujer submarinista, la joven porteña -una licenciada biólogo acuacultor- no quiso quedarse fuera de él y alistó su equipamiento (aletas, cinturón de plomos, visor, snorkel, blusa de licra y pantalón de licra) para emprender la inmersión con arpón a pulmón abierto (o buceo libre, sin aparato que le provea de respiración artificial) en una jornada mucho más exigente y meritoria.

LEA TAMBIÉN: Postal de pesca submarina: mazatleco Williams Salvador

Pronto, la precisión de los 'arponazos' tuvieron el eco deseado con la captura milimétrica de peces pargos (de kilo a 1.5 kilogramos), cochis (de uno a dos kilos) y perico (dos kilos) que, cual regalo providencial, terminaron en la mesa familiar de la deportista para cerrar exitosamente la jornada y el festejo por el Día de la Mujer en el Buceo.

'Saqué comida para mi familia y para comer toda la semana', expresó, aún jadeante de júbilo.

Normalmente, Chapa López practica el submarinismo a pulmón abierto al considerar 'poco ético' la utilización de un tanque que le asista. Es decir, se desenvuelve en el buceo libre (apnea), apoyada en un arpón Rob Allen 110.

Visite el canal de YouTube de Big Fish y dele CLICK AQUÍ

Esta vez acudió acompañada de dos caballeros escuderos, sus amigos Sergio Rivera y Adrián Flores, y lo hizo a bordo de un confortable kayak que recientemente adquirió y que le permitió dejar su antiguo traslado en lancha.

El segundo, a diferencia de Sergio, no arponea y solo fue a bucear y captar fotográficamente las fascinantes vivencias que se experimentaron entre cuatro y nueve metros de profundidad.

La intrépida arponera no desaprovechó la oportunidad de reconocer el logro que representa practicar el buceo y posteó un emotivo mensaje en sus redes sociales personales.

'El día sábado fue el DÍA DE LA MUJER EN EL BUCEO. Me siento muy orgullosa de formar parte de este grupo porque demuestra que las mujeres somos capaces de hacer muchas cosas, incluida la pesca submarina.

'El buceo me ha dado momentos que atesoro en mi memoria y, cada vez que voy al mar, es como si fuera la primera vez, es la misma emoción. Creo que lo más valioso que este deporte me ha dado es conocimiento, que me ha servido para respetar y valorar todo lo que el océano nos proporciona y la función tan importante que tiene como ecosistema.

Y añadió:

'También me ha regalado momentos inolvidables con personas que aman lo mismo que yo hago y me ha permitido desarrollar un proceso de autoconocimiento. Le agradezco al universo por permitirme conocer este deporte, por saber y vivir lo que me apasiona'.

Su publicación también tuvo la interacción deseada.

Adrián Flores posa cerca de un pargo prieto (Lutjanus novemfasciatus)
Cada vez se convierte en una figura referencial de la pesca submarina en Mazatlán.
Sergio Rivera, otro destacado submarinista. 
En su confortable kayak pesca la mazatleca.
Martha Beatriz y uno de los dos fieles escuderos, Adrián Flores. 

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse