Dolorosa mañana vivió el destacado pescador mazatleco Ramsés Flores después de incrustarse accidentalmente en uno de sus dedos un señuelo (jig) que vino a estropearle lo que pudo ser una buena jornada de pesca. ¡Ouch, ouch! 

'Son gajes del oficio', expresó, en medio del asombro y pesadumbre el pescador miembro de Renegados Fishing Team. 'Es lo que no debe pasar en una salida (de pesca', agregó.

Como es habitual en él, Flores se levantó temprano, preparó sus aparejos y acudió a la playa a tirar línea. Pero un descuido -como él lo calificó- le provocó que intempestivamente se le incrustara un jig en uno de sus manos. '¡Fue un descuido y zas! Pero no pasó nada'.

Flores, quien apenas el pasado fin de semana tomó parte en el Tercer Torneo Estatal y Selectivo de Pesca Deportiva en playa Escopama, en Mazatlán, dijo que, al descuidarse, se enganchó y le causó el accidente.

'El incidente me echó a perder el día', relató. Fue una desafortunada jornada en la que no pescó ninguna pieza.

'Gajes del oficio', diría, jocoso, tranquilo y consciente de que cualquier pescador está expuerto a este tipo de desagradables incidentes.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse