Ese día -7 de enero de 2020-, Luis Emilio Haro Camacho volvió a levantarse temprano -como usualmente lo hace- y dejó la almohada con una aspiración que había visualizado (y meditado) desde una noche antes: ir por un pargo.

LEA TAMBIÉN: Un día de pesca con Luis Emilio Haro Camacho

Animado, el pescador de 25 años -perteneciente al club PescaDOS Mazatlán- se avitualló con su mejor equipo (una vara Nort Costa, Daiwa, y un carrete Sahara Shimano) y emprendió la ida a la playa en caminata. Llegó hasta la zona aledaña al hotel Torres Mazatlán, en Cerritos.

Luis Emilio Haro posa con un pargo de dos kilogramos, atrapado el 21 de diciembre de 2019.

Apenas llegó, Haro Camacho -mejor conocido en la pesca como Emirolurres- observó que había marea baja y arrastrada, y de momento se desanimó, pero optó por caminar hacia un punto donde unas piedras sobresalían. Fue en esa zona donde decidió tirar el primer lance. Su gran esfuerzo hizo que cayera a un pozo, sin consecuencias. Entonces, la lucha siguió y mordió un animal. '¿Es toro?, no, no creo que sea toro', dedujo. Aún así, lo peleó hasta que, al final, se dio cuenta que era un pargo prieto que, al pesarlo, registró 3 kilos con 80 gramos.

Era la pieza más grande hasta el momento capturada, un récord personal que todavía mantiene, pero que cada que sale a pescar busca mejorarlo con un ejemplar similar o especie distinta que lo consolide como pescador de orilla en el puerto sinaloense.

El pargo de dos kilos que le regaló a un hermano (fuera de lente).

Ese día alegre (e histórico para él), el pargo prieto fue sacado con una línea de 10 libras y un señuelo Rapala (X rap de 10 centímetros), uno de sus favoritos. El día estaba echado para él. Una pieza que visualizó una noche antes y que, gracias a su perserverancia y ahínco, no tardaría en consumar horas después.

Días atrás, el 21 de diciembre, Haro Camacho había prendido un pargo rojo grande (de dos kilogramos), pero nada comparado con el que, dos semanas después, el 7 de enero, engancharía con su Rapala en las inmediaciones del Torres Mazatlán.

LEA TAMBIÉN'Chiti' Haro, un pescador de orilla muy apasionado

Ese mismo día 21 fue igualmente especial para él, y es que su señor padre, Octavio Haro Garay, cumplió años y le dedicó la preciada captura. Fue una muy buena pesca en vísperas de Navidad, pero el pargo terminó en la mesa del hermano de Luis Emilio, el doctor Octavio Haro Camacho, quien es también un entusiasta aficionado a la pesca de orilla. 

También es robalero de corazón.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse