Gracias a un dentón de más de 10 kilos y a una urta de cinco, el valenciano Juan Manuel Marta Pérez pasó a engrosar los anales de récords emblemáticos en una inspirada y redonda jornada de pesca submarina en Puerto Sagunto, considerado un núcleo en la comunidad valenciana, en España.

El dentón común (Dentex dentex), según Wikipedia, la Enciclopedia Libre, es una especie de pez de la familia de los espáridos, común en el Mar Mediterráneo, y su nombre viene de los grandes dientes que posee.

Juan Manuel Marta. Foto: Levante

A su vez, la urta, hurta o sama roquera (Pagrus auriga), es un ejemplar perteneciente a la familia de Sparidae (espáridos, estirpe a la que pertenecen, entre otros, la dorada, la mojarra, el sargo, el cachucho y el dentón) y del género de los pargos. Se le llama como "catalineta" o "catalineja" cuando es joven.

Estos fueron los dos trofeos que Marta Pérez -conocido en Puerto Siles, por El Pantalán y miembro del Club Náutico de Canet d'en Berenguer- capturó y motivó entre sus paisanos un efusivo reconocimiento por la proeza realizada apenas el jueves pasado.

Sus nuevos récords ya fueron homologados a nivel internacional.

De pulpos a espáridos

Hace 25 años, el pescador empezó con la captura de pulpos y sepias y probó suerte en el Autonómico de la Comunitat Valenciana de Apnea en 2005. En su única participación se proclamó Campeón Autonómico. En el Campeonato Nacional, y bajo la representación de la Comunitat Valenciana, fueron subcampeones de España por equipos.

Normalmente, el valenciano sale a pescar junto con su compañero habitual, el barquero Higinio Enrique, a practicar su deporte favorito: la pesca submarina.

Pero pronto -según narra Levante, un portal informativo valenciano- se dio cuenta de que tenía que coger otro camino. “Y que la pesca submarina era una pasión que iba cada vez más en aumento. Y se centró en lo que verdaderamente la interesaba”. El anterior registro de un dentón correspondía a un pescador griego con una pieza de nueve kilos y medio que atrapó con un fusil sin carrete de 82 centímetros. Marta Pérez lo hizo con el carrete de reserva. Y le costó lo suyo subirlo porque el espárido es un pez potente.

La urta, de cinco kilos y treinta gramos, ha sido su otro registro mundial. Es una pieza que se captura al acecho o a la espera.

Juanma confesó que no es la primera ocasión que captura urtas de estos tamaños, pero que al ignorar que había registros homologados con báscula y pesaje incluidos, nunca los presentó, hasta ahora, y lo hizo ante los 40 jueces del comité de expertos que le otorgaron el reconocimiento internacional.