Entre el encanto y el placer, un equipo representante de Flota Escualo viajó a la Isla Santa Isabel -a 90 millas al sur entre Mazatlán y Puerto Vallarta- y las vivencias que se tuvieron no pueden sino catalogarse de verdaderamente de ensueño.

El ecoviaje de aventura, que, en palabras de uno de los exploradores, Eduardo Rodríguez, 'tiene que hacerse mínimo una vez en la vida', fue capitaneado por Gerardo Montoya en medio de una fantástica y enriquecedora experiencia.

La pericia, tino y largo navegar de Montoya hizo que el mismo Rodríguez -como guía-, así como sus dos hijos, Betsy Lilian, de 15 años, y Marcus Eduardo, de 10, sintieran en carne propia la magia de navegar hacia escenarios inhóspitos, pero placenteros.

Largo, pero vivificante viaje de cuatro días

Durante la travesía hacia la también llamada isla Galápagos de México, los menores tuvieron la fortuna y precisión de capturar lo mismo baquetas plomas -de algunas 15 libras- que pargos coconacos -también de 15- que hicieron más genial y fantástica la odisea por el Pacífico.

Felicidad, un sentimiento invaluable en Betsy Lilian y Marcus Eduardo.

Justamente hacia Isla Santa Isabel, Flota Escualo ofrece el servicio de ecoviaje donde las personas pueden snorkelear, pescar a fondo, explorar el cráter del volcán y hacer una observación de aves entre las que hubo gaviotas, pelícanos y patos bobos de patas azules.

A lo largo del viaje, los cuatro paseantes observaron ballenas, delfines y tortugas marinas, pero como la pesca deportiva de altura es una de las esencias de Flota Escualo, no desaprovecharon la oportunidad de observar, ya en el regreso, atunes, marlines, peces vela y dorados. Fue un largo viaje de cuatro días.

Con baquetas y pargos coconacos.

Rodríguez, quien es la 'voz cantante' de la prestigiosa flota, confirmó que la temporada de visita a la Isla Santa Isabel -una isla volcánica tropical ubicada en el océano Pacífico, en el municipio de Santiago Ixcuintla, Nayarit- está disponible de noviembre a junio.

Los menores y su papá, Eduardo Rodríguez.

Miles de aves marinas (piqueros de patas azules, pelícanos, gaviotas, golondrinas y fragatas, además de delfines, rayas, tortugas y ballenas jorobadas, estas últimas en invierno) se reproducen en esta reserva ecológica.

Foto: Cortesía

Considerado Parque Nacional, cuya superficie es de 1, 94 kilómetros cuadrados y ubicación geográfica 21º52'30 ”N y 105º54'54” W., el punto más alto de la Isla Santa Isabel es de 140 metros (475 pies), otro de los factores que hacen inolvidable el paseo que, a decir de Rodríguez, 'tiene que hacerse mínimo una vez en la vida'.

La encantadora Isla Santa Isabel.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse