Capitán de embarcaciones de pesca deportiva de altura desde 2012, el mazatleco Juan Carlos Smith describe con 'santo y seña' cada uno de los curricanes que acostumbra usar cada que sale a navegar.

A bordo del lujoso yate Sea Esta, propiedad del canadiense David Bradley, Smith permite el acceso al confortable camarote donde, tranquilo y ameno, abre una mochila de la que saca variados, grandes y coloridos señuelos para explicar el por qué de cada uno de ellos.

¡Listo para el Big Fish!

El porteño, cuya embarcación está atracada en uno de los muelles de la mundialista Marina Mazatlán, es un ducho pescador que, gracias a su destreza, le ha permitido ser parte de los éxitos, y los premios, en distintos torneos, entre ellos los de la marca de EL DEBATE en Sinaloa, Big Fish.

Uno de los curricanes que se asemeja un dorado, el 'tiser'. Foto: Raúl Brito

Ha ganado en tres muy buenos certámenes y él mismo se encarga de recordarlos: el de Barra Navidad, en Jalisco, donde capturó un marlin azul de 200 libras que le concedió un premio especial de 70 mil 200 pesos, así como dos autos Chevi, uno de ellos en puntos en la categoría Dorado.

Juan Carlos Smith, el segundo de derecha a izquierda, en el Sea Esta.

Otro torneo es el de Topolobampo, en Los Mochis, donde se embolsó el premio especial de 120 mil pesos, así como el de Mazatlán, cuyo estímulo consistió en un auto Tsuru y 30 mil pesos tras 'enganchar' el pez vela el último día de la competición.

El capitán ha participado en los botes My Play pen, Olgalina 2 e Insaciable, pero ahora en la próxima edición del Big Fish de Mazatlán, previsto del 23 al 25 de noviembre, competirá bajo el timón de Sea Esta, donde todas sus esperanzas se cifran para escalar al podio.

Todo un experto en la pesca deportiva.

Y vertiginosa ha sido su carrera de pescador luego que a los 16 años comenzó de 'pavo' (un principiante en el arte de la navegación) y, un año después, ya estaba de marinero, ese hombre que ya aprendió los secretos básicos de la pesca y se apresta a subir un escalafón más.

En plena navegación con la tripulación.

Cuando se creía preparado ya, en 2012 decidió escalar a capitán, donde su olfato y destreza lo han conducido a buen puerto, apoyado en ese conocimiento que ha adquirido al paso del tiempo y el bregar por los mares. 

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse