El hecho raro sucedió a principios del mes de Marzo cuando mientras el buceador y sus compañeros de inmersión estaban en el mar de las Islas Caimán.

Durante la aventura bajo el mar, este buceador se encontró con el tiburón que estaba dando vueltas sobre el lecho marino, como para captar la atención de los buceadores. En ese momento se dieron cuenta que algún desalmado había intentado asesinar al tiburón clavándole un cuchillo de grandes dimensiones en la cabeza, fracasando por suerte en su tentativa pero dejando clavado el cuchillo en el cuerpo de este precioso animal marino.