El zifio de True es un cetacéo miembro de la no tan conocida familia Ziphiidae, y fue descrito por primera vez en 1913 por el conservador del antiguo Museo Nacional de EEUU, Frederick W. True, tras examinar una hembra varada en la Bahia de Beaufort, Carolina del Norte.

Desde aquel entonces, muy raras veces se ha logrado observar con vida a este tipo de especies hasta ahora, pues gracias a el equipo lidereado por Natacha Aguilar de Soto, consiguieron capturar las primeras imágenes de tres zifios de True en el mar de las Islas Azores.  

Fuente: youtube

El hecho histórico de estas imágenes radica en la gran dificultad que ha tenido a lo largo del tiempo grabar a estos cetáceos, ya que según estudios estos animales pueden pasar el 92% de su tiempo sumergidos hasta profundidades de hasta tres mil metros, durante periodos de dos horas para cazar.

  • Dato: este tipo de cetáceo no salta como los delfines, de ahí que sea extremadamente difícil su avistamiento.

Narra la investigadora que, mientras se encontraban en una pequeña excursión junto a un grupo de estudiantes cuando lograron avistar cuatro ballenas picudas de true que salieron de la nada.  
Al inicio no se dieron cuenta que se trataba de esta especie tan desconocidos, por lo que la grabación de dio de manera muy casual.

Fuente: Archivo NNT

Se logró saber que los tres ejemplares de zifios son hembras, ya que no tenían dientes en la mandíbula inferior, a diferencia de los machos que sí las poseen.  

La grabación de estas imágenes donde también se puede observar a una cría de corta edad, se han acompañado a una investigación publicada en la revista Peer J, sobre los patrones o marcas en la piel que ayudan a distinguir al zifio de True de otros cetáceos.

Con información de Nautical today