Wayne Nickerson, de nacionalidad estadounidense y oficio pescador, logró sacar del fondo del mar un extraño ejemplar de bogavante con pigmentación azul y más de un kilo de peso.

Los expertos aseguran que su aspecto se debe a un exceso de proteínas en su organismo, y que ejemplares así se encuentra uno entre dos millones.

Según informa www.fox32chicago.com, el veterano pescador de langostas no podía creer lo que vio salir de su red. Entre otros muchos ejemplares, se encontró con un gran bogavante de un color azul brillante que destacaba entre los tonos marrones del resto.

Pero lo más sorprendente es que este pescador ya había capturado otro ejemplar con la misma pigmentación en 1990, algo que según el Instituto de la Langosta de la Universidad de Maine no es usual, ya que este tipo de ejemplares aparecen una vez cada dos millones de capturas.

No sólo bogavante azul: pueden darse distintas tonalidades

Los expertos de este instituto aseguran que la pigmentación característica de estos raros ejemplares se debe a una malformación genética, que provoca un exceso de proteínas. También se pueden encontrar