Los pescadores amantes al salmón podrán capturar la especie de manera oficial y legal a partir de este lunes y hasta el 31 de julio en Navarra (en euskera, Nafarroa), comunidad foral española situada en el norte de la península ibérica.

La medida delimitará a la especie en el río Bidasoa, en el tramo comprendido entre Endarlatsa y Fundiciones de Bera, justamente hasta el 31 de julio o hasta que se capture el ejemplar número 78.

La regulación

Esta temporada -según la información oficial- se establece que, por vez primera, habrá un cupo de tres salmones diarios por pescador. El número máximo de capturas será 78, tres menos que en el pasado periodo.

Datos revelados por el portal 20 Minutos, de edición española, establecen que durante 2016 se pudieron controlar 409 salmones reproductores que remontaron el río Bidasoa.

El personal técnico de Medio Ambiente valora este dato como 'positivo' a pesar de ser inferior al de años anteriores en que se situó por encima de 400 ejemplares, cifra que se ha rebasado únicamente en 10 años desde 1990.

La media del índice de abundancia de alevines (número de ejemplares por cada cinco minutos de pesca eléctrica) fue de 31, el valor más alto de la media histórica, que comenzó en 1999.

La pesca eléctrica consiste en aplicar en un tramo del río corriente eléctrica, inocua para los peces, que permite su captura para contarlos y tomar medidas. Posteriormente se devuelven al río para que sigan su recorrido.

Pesca de la trucha

También este lunes arrancará la temporada de pesca de trucha, que se prolongará hasta el 30 de junio. Se podrán pescar en todos los ríos de la región salmonícola superior (excepto el Eska y Salazar).

Hasta el momento, se han concedido ya mil 623 permisos, se informó. Esta temporada se ha duplicado el número de autorizaciones para la captura de la trucha, a los que podrá optar cada pescador, y pasará de los cuatro del año pasado a 10, y hasta un máximo de cinco permisos en la modalidad extractiva.

Igual que en 2016, durante la nueva temporada, en cada jornada extractiva se mantiene el cupo máximo de dos truchas por pescador. Además, se alarga la campaña solo para la modalidad de captura y suelta, y se añadirán 15 días más para pescar si lo permite el caudal y la temperatura, lo que ampliaría el periodo hábil de pesca de trucha del 1 de mayo al 15 de julio.

Para este periodo, cada pescador dispondrá de un máximo de tres permisos.