Por vez primera en su historia, autoridades municipales y federales, así como legisladores y la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) firmaron hoy lo que denominaron un 'Acuerdo de Voluntades de San Felipe' para determinar si la totoaba macdonaldi pudiera ser apta para la pesca deportiva.

La medida tiene el propósito de impulsar el desarrollo económico del puerto de San Felipe ante la veda en el sector pesquero desde hace dos años.

La totoaba, que llega a medir hasta dos metros de largo, es una especie marina protegida y considerada en peligro de extinción. Es endémica del alto de Golfo de California en Baja California y Sonora, aunque su pesca afecta a la vaquita marina o cochito.

La alianza

El rector de la UABC, Juan Manuel Ocegueda Hernández, señaló en entrevista para medios locales que la institución aportará su área de investigación para la totoaba.

“La especie que por tradición ha sido el sustento de esta comunidad es la totoaba. Tenemos un proyecto de crianza y reproducción de totoaba que ha sido muy exitoso, y creemos que si lo empujamos podría abrir las posibilidades de que se explote de nuevo esta especie”, indicó.

La UABC realiza cada año la liberación de alevines. Tan sólo en octubre, en Puertecitos, se liberaron 10 mil 100 ejemplares que nacieron en la Unidad de Biotecnología en Piscicultura de la Facultad de Ciencias Marinas.

“Tenemos la impresión de que ya debe haber una buena población, pero es una percepción por la enorme captura (de totoabas) de manera ilícita, y sabemos que ya hay un proceso de Inapesca y hoy se ofreció la Universidad para apoyar”, dijo.

Refirió que a través de un estudio genético de las especies capturadas se podría hacer primero un estudio de salud de la población y, enseguida, un análisis para estimar el tamaño de la población.