En el ámbito de la pesca deportiva, últimamente se han comenzado a utilizar términos extranjeros como ‘Spinning’ y ‘Casting’, que son modalidades de pesca muy similares, pero con sutiles diferencias.
Los defensores de cada una de estas técnicas son capaces de discutir durante horas sobre cuál es mejor. Más allá de ese propósito, en Big Fish buscamos aclarar las diferencias de cada modelo de pesca.

Pesca a spinning

La pesca a spinning es la más dinámica de las modalidades de pesca en comparación con el lanzamiento a casting. En esta primera técnica se realizan los lances y recogidas con el propósito de imitar con el señuelo el movimiento de un pez, de forma que resulta más atractivo para la presa.

Básicamente la diferencia entre spinning y casting viene dada en las cañas de pescar. En las de spinning, al ser necesario imprimir movimiento tras el lanzamiento, la caña tiene características que lo fomentan. Independientemente de si la pesca se realiza desde orilla, escollera o desde embarcación.

La caña de spinning tiene dos zonas destinadas al agarre, una de ellas por encima del carrete, con lo que se facilita dar tirones e imprimir movimientos sinuosos al sedal. En esta caña las anillas son generosas, de gran tamaño.

El tipo de presa también es determinante. En la pesca spinning la pesca es ligera. Se utilizan plomadas y anzuelos pequeños.

En lo referente al carrete de spinning también se aprecian considerables diferencias. Este carrete es el más recomendado cuando se aprende a pescar, y aunque no es lo más habitual, sí se puede instalar en cañas de casting, si bien los resultados y sensaciones no serán óptimos.

En spinning, el carrete se instala por la parte inferior de la caña, con el eje en paralelo a la propia caña. Cuenta con la ventaja añadida de poder cambiar la manilla a una u otra banda, según se sea diestro o zurdo. Al rotar, el propio carrete tiene un movimiento ascendente y descendente que procura la correcta estiba del hilo.

Pesca a casting

Foto: Pesca.com.mx

De la pesca a casting se dice que es la más tranquila, por carecer de la necesidad de imitar movimientos con el señuelo. Las diferencias básicas con el spinning la vamos a encontrar en la caña y en el carrete, comenzando por el peso (más liviano en la segunda opción) y en el montaje del equipo.

La caña tiene anillas pequeñas gracias a que el carrete, que se monta sobre la empuñadura, no necesita de gran holgura en el suministro del hilo. El carrete se instala en un eje perpendicular a la caña y en la parte superior de la caña, es decir, justo lo contrario que el carrete de spinning.

Durante el lance también hay sutiles diferencias entre la pesca a casting o spinning. En el casting el pescador debe prestar atención al momento en que el señuelo entra en el agua para detener el hilo. En caso contrario se puede aglutinar el sedal y crear nudos en los que perder un tiempo valioso para otras actividades.