En el ya lejano 2 de julio de 2009, una noticia sacudió el mundo de la pesca, pues en la tierra del sol naciente, Japón, caía un nuevo récord, luego de 77 años de espera alguien conseguía atrapar una Lobina de 22 libras 5 oz (10.12 kgs) y 73.5 centímetros de largo, capturado en el Lago Biwa en Japón, por Manabu Kurita Pro Staff de Deps. El antiguo récord era de de George Perry con un ejemplar de  22 libras 4 oz

Se dice que fue pescada con un swimbait (Roman) o con carnada viva (Koi Japonés), Caña Deps Sidewinder Dom Driver, carrete Shimano Scorpion Antares, línea super hard strong de 25 libras.

El pescador Kurita dejó atrás al récord Nipón, que era de 19.15 libras, pescada en el Lago Ikehara por Kasuya Shimada en 2003.

La lobina fue conservada en un vivero por Kurita, sin embargo el gran trofeo murió al no haber podido trasladarla al acuario de Biwa, la lobina fue introducida años atrás y no es vista con buenos ojos ya que existen otras especies endémicas en el lago mayor natural japonés, que cuenta con una antigüedad de 4-5 millones de años, abarcando una extensión de 674,4 kilómetros cuadrados con aproximadamente 115 km de longitud.

La lobina, quizá la especie más famosa del mundo, desde el continente Asiático, Africano pasando por Europa y América, éste último el más propicio e ideal para su desarrollo óptimo, debido al poco cambio de temperatura que existe en las estaciones del año, es así que México esta considerado como el país con las mejores condiciones para su desarrollo y reproducción, en este sentido somos privilegiados sobre millones de pescadores a nivel mundial al contar esta especie en múltiples embalses a lo largo y ancho de nuestro país.


En México, existen primordialmente dos especies de lobina, la negra (micopterus salmoides) y la florida (micopterus salmoides floridianus) a simple vista no se diferencian una de la otra, la negra posee de 59 a 65 escamas en su línea lateral mientras que la florida presenta de 69 a 73. 
Estas dos especies pueden hibridizarse es decir, mezclar su sangre en época de reproducción, lo cual en buena medida es el éxito de las presas famosas, no sola el hibridizarse sino la mezcla genética que da como resultado mejores organismos.