Más vale tener suerte, dijeron los pescadores...y le atinaron.

Y es que Rubén Quiroga Toral, originario de Tenosique, capturó un ejemplar de buena talla que le daría a la postre el sitio de honor en el primer día del Torneo Internacional de Pesca Deportiva de Róbalo de Oro, cuya 19 edición se efectúa en Boca del Cerro.

El pez pesó siete kilos con 600 gramos y nadie se imaginaba que terminaría por ser considerado el de mayor tamaño y premio. Y pegó chicle con mucha suerte a tres minutos que se cerrara la báscula oficial.

El torneo, que reparte una bolsa de 400 mil pesos, concluye hoy en las caudalosas aguas del río Usumacinta del municipio Tenosique, en Tabasco, con una altísima participación.

El competidor que se adjudique el primer lugar ganará un automóvil de modelo reciente; segundo y tercer lugar, lanchas de aluminio, y del cuarto al decimoprimer lugar, premios especiales.

El residente de la Asociación de Pesca Deportiva de Tabasco, Felipe Morán Bertruy, anunció que la Federación Nacional de esta actividad designó a la entidad como La Capital del Robalo, a la par que se realizan gestiones para lograr la sede de un campeonato panamericano y de otros torneos incluso internacionales.

Roy Amir Abadia, con su papá. Foto: Grupo Cantón

Hasta el momento, el segundo puesto es para Víctor Oramas Guzmán, de Ciudad del Carmen, Campeche, con un ejemplar de cinco kilos 720 gramos. Está en la pelea Manuel Díaz Beltrán, de Villahermosa, que presentó un róbalo de tres kilos 980 y ocupa la tercera posición.

Grata participación

Uno de los pescadores más pequeños en la entidad es Roy Amir Abadía Cámara, de 8 años, mismo que ha competido desde hace dos años y tiene la oportunidad de pescar róbalo y macabil.

Al ser entrevistado para Grupo Cantón, el pequeño pescador dijo que prefiere venir con su papá Raúl Eduardo Abadía Martínez a pescar, y de esa forma celebrar el Día del Niño, festejo en el que le gustaría capturar un buen ejemplar y ganar el primer premio del 19 Torneo Internacional de la Pesca Deportiva de Róbalo.

Reconoció que lo que más le gusta de la pesca deportiva es el momento en que logra enganchar un pez y la pelea que tiene con él. “Luego, en esa pelea, ves quien se cansa primero”, expresó.