En el fascinante mundo marino, el clima o las condiciones variables del tiempo juegan, sin duda, un papel preponderante para consumar una placentera jornada de pesca deportiva.

¿Sabía usted que demasiados días de intenso calor veraniego pueden hacer que los peces en lagunas, estanques y ríos se aletarguen o, lo que es lo mismo, se escondan para no salir?

Pero lo mismo ocurre en el invierno cuando las temperaturas son muy bajas. ¿Qué razones habrá para explicar el fenómeno?

El qué, el cómo...

El sitio especializado http://www.lapesca.org/cuando-pescar/ resume que los peces, al ser de sangre fría, no pueden mantener su temperatura corporal a un nivel constante como los seres humanos y otros animales de sangre caliente, lo que provoca que influya en su comportamiento y funciones.

Foto: Pixabay

“Una temperatura del agua realmente alta o baja realmente reduce la cantidad de oxígeno en el agua, por lo que los peces son menos activos”, explica el sitio. ”Así que aquí está la primera regla para pescar, y la pesca será más lenta cuando el agua esté demasiado caliente o demasiado fría”.

El portal recomienda entonces que la comprensión “un poco de la materia de biología” le ayudará a decidir qué tipos de señuelos y cebos usar, y qué tan rápido o lento funcionarán. Al entrar al estudio, agrega, el pescador hará sus movimientos más lentos en agua más fría y más rápidos en agua tibia.

¿Y sobre la luz?

Está visto que los peces 'prefieren el sol temprano en la mañana y del atardecer antes que el sol brillante de mediodía'.

“El sol de la mañana -advierte la página web- calienta las aguas poco profundas y crea una temperatura más cómoda para que los peces puedan alimentarse. La media mañana es mejor cuando el sol ha tenido más de una oportunidad para calentar las aguas poco profundas”.

Foto: Pixabay

El artículo refiere que las temperaturas de agua caliente hacen que los peces cebo sean más activos y disponibles para la pesca deportiva en los días de frío a principios de primavera.

Y agrega: “En días soleados, los peces se mueven a aguas más frescas y más profundas para mantenerse cómodos. Las condiciones de alto calor hacen que el agua poco profunda y superficial estén más calientes, por lo que es mejor sólo por la mañana temprano y, al atardecer, cuando las temperaturas más frías y niveles de luz más bajos permiten a los peces cruzar a las aguas poco profundas para comer.

En el mediodía, la temperatura caliente la superficie del agua, disminuye el oxígeno de la superficie y vientos ocasionales causan que los peces se muevan más profundo. En estas condiciones, los cebos de pesca profunda, equipos y señuelos son los mejores”.

El tiempo

El viento puede jugar un papel importante en el éxito de la pesca, dice el portal, y agrega: "El viento empuja la comida y el agua de la superficie a la otra orilla con peces cebo detrás de él, y con el pescado más grande detrás de los peces cebo".

Y sugiere: “Si está pescando desde la costa en un día ventoso, pesque desde donde tenga que lanzar hacia el viento”. De esa manera, añade, su carnada se mueve con el viento, al igual que los otros alimentos en el lago, al mismo tiempo. “Si está pescando desde un bote, lance a favor del viento hacia la playa”.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse