Arquitecta de profesión, la mochitense Gabriela Garibay tiene en la pesca en kayak un divertimento sin freno que la traslada de una bahía a otra, o de un paisaje a otro, en una enriquecedora experiencia.

De 32 años de edad, hace dos se enroló a esta singular práctica deportiva en Sinaloa y ya no tuvo "ni tiempo ni ganas" de dejarla porque su pasión se le metió hasta los tuétanos de todo su cuerpo.

'Trotamundos' del mar

A bordo de una embarcación X-13, de la marca Malibú Kayaks, 13 pies y un costo promedio de 27 mil pesos, Garibay cuenta que empezó a 'explorar y a conocer la bahía del Maviri' antes de adentrarse a los manglares y ' a todos los paisajes de la geografía mochitense' con una adrenalina desenfrenada.

Foto: Cortesía

En su sentir,  todos los paisajes con los que 'te topas cuando andas ahí adentro' son impresionantes 'al amanecer y al atardecer' lo mismo con neblina que con lluvia sin que haya impedimento alguno para continuar en la travesía.

La joven kayaquista, que se costea totalmente de su bolsillo los gastos originados por su pasatiempo, afirma que hay mucho que explorar "por el lado de los manglares del Maviri, muelles de Topolobampo, playas Las Copas, Cerro Partido y el río de Las Grullas" en una pasión que no tiene límites.

Foto: Cortesía

Fue por decisión personal que a esta desafiante y navegante mochitense le motivó a involucrarse a la pesca del kayak después de sentir 'una enorme curiosidad' por saber lo que se sentía subirse a esta peculiar embarcación.

"Siempre había tenido la curiosidad de subirme a un kayak y la pesca me llamaba la atención.
Fusionando los dos son dos vicios excelentes, aparte de que haces ejercicio", expresa a bigfish.mx.

Aunque es más el tiempo que pasa en la práctica cotidiana de la relajación y la diversión, narra que ha participado en algunos torneos de competición, como uno disputado en La Paz, otro que se realizó en Topolobampo, y uno más en El Choyudito, en San Carlos, Sonora.

Entre sus andanzas más osadas, recuerda que le ha tocado remar hasta 20 kilómetros por hora en un esfuerzo que exhibe su fuerza, determinación y pasión por hacer lo que más le gusta.

El kayak que utiliza 'siempre acompañada' es tan rápido como efectivo que, en opinión de la misma pescadora, sirve funcionalmente para la pesca y el buceo, una actividad -ésta última- que aún no practica 'ni pienso practicar'.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse

También podría interesarte: