Anclados frente al emblemático El Farallón -la segunda saliente rocosa marina más grande del mundo-, cuatro pescadores mochitenses engancharon dos marlines de buena talla durante una navegación por el golfo de California.

Los navegantes, a bordo de La Petocha, que capitaneó Guillermo 'Memo' Sánchez, emprendieron la odisea mar adentro, esperanzados en la benevolencia del también llamado mar de Cortés y sabedores del buen pique que los picudos hacen por estas fechas en Topolobampo.

'Tavo' Vidales (izquierda) y Guillermo Sánchez Jr.

Con Sánchez en el timón, la embarcación llegó hasta El Farallón, la mayor referencia de los pescadores deportivos tanto en viajes de rutinas como en torneos formales, ubicado a 27 millas náuticas de la bahía con una extensión de 17 hectáreas y una altura de 110 metros.

Es un símbolo de la región del norte de Sinaloa y una alusión para marcar la entrada y salida de la bahía de Topolobampo. En él se puede ver una gran cantidad de aves y, entre octubre y abril, se convierte en el hábitat de cientos de lobos marinos y focas.

Guillermo Sánchez, capitán de la embarcación La Petocha.

Hasta allá viajaron no solo 'Memo' Sánchez, sino su hijo -'Memo' Sánchez Jr.,Gustavo 'Tavo' Vidales y Juan Gabriel Moreno. El primero, como capitán; el segundo y tercero, pescadores, y Moreno, el marinero.

El marlin rayado pesó 115 libras y fue atrapado con un Guacamayo a 16 millas de El Farallón. Cerca de allí, a nueve, picó el azul de 130 libras con un chivato. Ambos ejemplares fueron enganchados en una travesía inolvidable que -gustosos, emocionados- no dudaron en compartir.

Gustavo 'Tavo' Vidales.
Juan Gabriel Moreno, el marinero de la embarcación.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse