Impregnados de una pasión que no tiene límites y que derrochan a los cuatro costados del golfo de California, tres mochitenses vivieron a plenitud lo que consideraron una verdadera pesca deportiva de locura en El Farallón de San Ignacio, en Topolobampo (Sinaloa).

LEA TAMBIÉNMochitenses presumen vela que, en torneo, podría ganar

Usualmente, estos marineros de altura tienen, con su 'travesía de los jueves', una especie de 'evangelio' que no solo ejercen con responsabilidad, sino también con una devoción que llena de estamina sus pulmones mar adentro.

Y esta sinergia y labor de equipo -mezclada con entregado entusiasmo- vivió su máximo esplendor este día al atrapar 22 jureles, un medregal (o pez fuerte), cuatro bonitas y hasta tres guachinangos. ¡Faena completa!

Capitaneada por el reconocido Francisco 'Pancho' Mena, la tercia se complementó con -el no menos entusiasta y participativo- Abraham Cabrera y un compañero leal, Manuel Rosas, quienes viajaron a bordo de la legendaria Rock@roll y encontraron el pique, esperanzados en algo bueno, pero quizá sin imaginar que la pesca se convertiría en algo realmente prodigioso y extraordinario.

Abraham Cabrera con un medregal. 

'¡Fue una pesca de locura!', expresó sin dudar Cabrera, un pescador de largo bregar y conocedor del mar de Cortés, donde toda su vida ha ido a lanzar la línea en busca de preciados ejemplares de la joya de la pesca deportiva.

Esta vez, la 'travesía de los jueves' fue a jigging y trolling, dos socorridas técnicas que, en el caso de los mochitenses, permitió capturar el medregal de 12 kilogramos y 22 jureles con promedio de ocho a 10 kilos.

Y los amigos estallaron en júbilo.

El capitán Francisco Mena con un medregal.

SUSCRÍBASE A YOU TUBE

SUSCRÍBASE A NEWSLETTER

Prodigiosa cosecha. 

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse