La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) confirmó que, en efecto, inspeccionó y verificó una embarcación atunera que fue detectada en El Farallón de San Ignacio, en el golfo de California, en Topolobampo, y cuya presencia alarmó nuevamente a pescadores deportivos de la zona.

LEA TAMBIÉNDetectan barcos comerciales en El Farallón, zona de pesca deportiva

La dependencia informó, a través de su delegación federal en Sinaloa, que el barco Archipiélago de Revillagigedo 'se encontraba anclado en la zona (de El Farallón)', pero sin que 'estuviera realizando acciones de pesca ni tampoco con ejemplares de vida silvestre protegidas a bordo'.

Santuario divino

Considerado un santuario natural para múltiples especies marinas protegidas, entre ellas lobos marinos y focas, El Farallón de San Ignacio es, también, un sitio obligado y referencial para ejemplares reservados en la pesca deportiva, cuyo derredor resulta pródigo para sus exponentes que asiduamente lanzan los aparejos desde sus embarcaciones.

Igual que el pasado 13 de octubre, lugareños se percataron de la presencia de grandes barcos atuneros y videograbaron la escena, que no tardó en viralizarse y causar inquietud en el sector de la pesca deportiva.

Ubicado en pleno corazón del mar de Cortés, en Topolobampo (Los Mochis, Sinaloa), el escenario fue visitado por Profepa, dependencia que, como rectora de la protección al ambiente, tomó cartas en el asunto y se pronunció públicamente al respecto.

SUSCRÍBASE AL NEWSLETTER DE BIG FISH

'Se realizó un operativo de inspección el 22, 23 y 24 de octubre en ese mismo sitio. Se verificó a una embarcación que estaba anclada, sin actividades de pesca, pero aún así se le hizo del conocimiento que (El Farallón) es área protegida como isla del golfo', reveló la Procuraduría.

La fuente confirmó que la inspección se realizó a un barco atunero (Archipiélago de Revillagigedo) y a ocho embarcaciones camaroneras, y a que a ninguna se le levantó infracción 'porque no habían afectado el ecosistema de la zona'.

'Al Archipiélago se le instó retirarse y hacer sus labores de pesca fuera de la zona protegida. Lo mismo pasó con las camaroneras, que estaban alejadas de El Farallón por ser un sitio inadecuado para sus arrastres, pero aún así se les pidió alejarse. Como hay piedras en el lugar, no es zona adecuada para la captura del camarón'.

Profepa recordó que, si bien no hay decreto que mandate como zona protegida al litoral, sino a la isla, existe por parte de la dependencia la atribución de preservar el medio ambiente, siempre con el apoyo coordinado de Semar (Secretaría de Marina) y Conapesca (Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura), órgano que 'cuenta con un sistema de monitoreo satelital que le permite checar el tipo de embarcaciones y el lugar donde se encuentran pescando'.

SUSCRÍBASE AL CANAL YOU TUBE DE BIG FISH

Reveló que, 'en caso de tener un ejemplar ya sea delfín o lobo marino a bordo o muerto en el sitio donde esté pescando', se habrían hecho acreedor a una sanción como parte de su competencia.

De Conapesca, nada

De Conapesca, que es la instancia reguladora de las especies para la pesca deportiva, no se pudo conseguir versión alguna de los hechos que tanta inquietud generó en Topolobampo.

Y, pese a la solicitud, no hubo eco para que algún funcionario de la dependencia federal con sede en Mazatlán se pronunciara al respecto.

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse