Esperado con ansias por pescadores y codiciado -gracias a su exquisito sabor- por comensales que no tardan en abarrotar los embarcaderos, el pez pajarito ya está nuevamente en Mazatlán, donde su platillo es insustituible e infaltable.

LEA TAMBIÉN: Bullicio por el pez pajarito en embarcadero de Mazatlán

Desde hace días, este pez tropical inunda la bahía porteña, reactiva el noble trabajo de decenas de pescadores y engancha a consumidores que, como cada año, lo esperan con delicioso aroma a mar para llevarlo a la mesa de sus hogares y degustarlo frito y ensalzado, 'o como mejor les apetezca'.

Unos lo pescan de mañana, otros de noche. Unos tiran sus atarrayas en Playa Norte, otros en playa Brujas. Ya con sus pangas llenas -comportamiento variable que se da en función de las condiciones del agua-, el pescador descarga el producto en dos de los embarcaderos más populares en Mazatlán, Playa Norte y entrada a la Isla de la Piedra, hasta donde llegan porteños a comprar kileado o en cubetas, ávidos por probar lo que, por tradición milenaria, ha sido un pez icónico y manjar para el buen paladar.

LEA TAMBIÉN: Pez pajarito, delicia culinaria que paladean mazatlecos

Lancha en la Carlos 'El Mazatleco' García fue a pescar y donó 500 kilogramos del pez pajarito.

Hoy, como cada abril y parte de mayo, vuelve a estar en este puerto sinaloense y su llegada -abrigada a manos llenas- no viene sola, sino con un matiz distinto y especial que le da mayor razón a la satisfacción que embarga a los hombres del mar: la reactivación de la maltrecha economía que, desde marzo de 2020, ha causado la contingencia sanitaria por el Covid-19.

Y la fiebre, tan exquisita como efímera, mueve la bahía y transforma la desesperanza en un aliento que todos quisieran no acabara ni hoy ni mañana por su poderosa esencia culinaria y económica.

Foto cortesía: Ramón Gómez

Pez pajarito: mazatlecos abarrotan embarcaderos

Estos días, el paladar de los mazatlecos disfruta de una verdadera delicia culinaria por el pez pajarito con una irresistible sensación que -dicen pescadores- no cuesta más que 10 o 15 pesos el kilo.

LEA TAMBIÉN: Pez pajarito, sustento de pescadores y manjar de comensales

Es fácil de identificarlo, particularmente por su pico y mandíbulas inferior y superior. Llega a medir hasta 20 centímetros de longitud. Su límite de distribución se encuentra desde Santa Ana, en el sur de California, hasta Costa Rica, según conocedores.

Carlos 'El Mazatleco' García salió a pescar anoche y repartió en la población medio tonelada del pez pajarito.

Este pez pajarito hacen una migración en enormes cardúmenes y buscan aguas tranquilas para agregarse y desovar. La profundidad, corrientes y temperatura del agua proporcionan las condiciones óptimas para lograr el desove.

Con baldes, jabas y hieleras llega la gente a los embarcaderos, ávidos por volver a probarlos en una temporada que es corta y solo una vez al año se da en el benevolente Pacífico.

Y, entre los lugareños, se corre la voz, y nadie desaprovecha.

SUSCRÍBASE A NEWSLETTER

SUSCRÍBASE A YOUTUBE

Únete al Whatsapp Big Fish: (Click) Unirse